miércoles, 8 de julio de 2009

LA EPOCA DE DON CARLOS ANTONIO LOPEZ - Arquitectura

miércoles, 8 de julio de 2009


ARQUITECTURA

La generalización del material conocido, en uso desde fines del siglo XVIII, caracteriza la arquitectura de este período. Además, en los edificios religiosos aparece la fachada de Mampostería, antes casi desconocida, y en general se adoptan las columnas octogonales o hexagonales de ladrillos, en sustitución de los horcones de urundey.

EDIFICIOS PUBLICOS.
El Palacio del Congreso también llamado Cabildo aunque nunca fue sede de este cuerpo, es de los últimos años de Don Carlos. Su fachada, de dos plantas, con arquería de medio punto y pilastras dóricas, resulta claramente neo-clásica, si bien en ventanas, puertas y otros detalles se conservan las formas coloniales.
El Palacio del Gobierno también llamado Palacio de López, construido para residencia del Mariscal y terminado después de 1890, es definitivamente neo clásico y de gusto italiano. De proporciones monumentales y exquisito gusto, tiene un cuerpo central de dos plantas con arquería de medio punto en ambas y dos alas que avanzan hacia el Sur, encuadrando los jardines. Su fechada septentrional mira hacia la bahía de Asunción, alzándose sobre un zócalo de piedra, merced al declive del terreno. Todo el edificio se halla coronado por una torre central de dos plantas adicionales.
Aunque inconcluso, el Teatro de López, hoy oficina de impuestos internos, trabajado desde 1858 hasta 1864 y 65, se halla inspirado en la planta del celebérrimo “Teatro della Scala”, de Milán.
Estas tres construcciones se deben al arquitecto italiano Alejandro Ravizza, venido al Paraguay en 1854, donde permaneció hasta su muerte.
Otros edificios públicos de la capital y del interior, o han desaparecido, o han sufrido alteraciones fundamentales.
La Estación del Ferrocarril, levantada entre 1854 y 1861, con torre y una galería de andenes de gran luz, parece haber sido obra de alguno de los ingenieros ingleses venidos en la época. Otra estación notable de este período, aunque de menores proporciones, es la de Pirayú, construida por el después general Elizardo Aquino.

TEMPLOS.
La Catedral, habilitada en 1845, es la primera obra de envergadura de este gobierno. Ejecutada por maestras constructores paraguayos, consta de tres espaciosas naves separadas por dos hileras de arcos de medio punto, con pilastras estriadas. Carece de ábside semicircular y de bóveda. Las naves ocultan la trama de su techumbre con muy sencillos artesonados de madera labrada. Su fachada es de estilo neo-clásico y de extrema sobriedad, con reminiscencias de las iglesias llamadas “jesuíticas” en Europa. El retablo del altar may parece haber pertenecido a los franciscanos y delante del mis se halla ubicado un rico frontal de plata trabajada.
La Recoleta, construido en 1850 sobre la planta del antigua templo de ese convento, es mucho más pobre. Consta de una sola nave rectangular con gruesas paredes de adobe artesonado plano de madera. Su fachada es clasicista con algunas concesiones al barroco, por su coronamiento apiñonado.
El templo parroquial de la Santísima Trinidad es de tres naves, como la Catedral, y como ella, tiene pórticos en tres de sus lados, pero en este caso de arquería de medio punto, y un porche a atrio en la parte delantera. Los retablos de las dos naves laterales parecen haber pertenecido antes a la iglesia de Yaguarón. Sin cúpulas ni bóvedas, tiene artesonados de madera, siendo abovedado el de la nave central. La fachada es de piñón escalonado, con ménsulas invertidas, de influencia al parecer flamenca. Aquí, fue sepultado en 1862 el Presidente López.
La iglesia de San Roque, terminada en 1853 y demolida en 1971, era de una sola nave rectangular, con artesonado piano de madera labrada y fachada muy sobria, de líneas neo-clásicas.
Todos estos edificios, religiosos tienen a un costado un campanario de mampostería, separado del cuerpo, pero sin solución de continuidad. Las torres de la Catedral son, sin embargo, dos, de similares dimensiones.
El Oratorio de la Virgen de la Asunción fue construido ya durante la presidencia del Mariscal López, en 1864, y quedó entonces inconcluso. Es la más bella de las obras de Ravizza. Su planta se inspira en los Inválidos, de Paris, y en la basílica de Santa Maria de Carignano, en Génova, pero su aspecto externo presenta notable similitud con la catedral de Superga, ciudad natal del mismo Ravizza.

ARQUITECTURA PRIVADA
Debido a lo perecedero de los materiales empleados con anterioridad, la mayor parte de las viviendas de familias acomodadas fueron renovadas y totalmente reconstruidas durante este período. En algunos casos, los más, se mantuvieron las características esenciales de la arquitectura colonial, con la sola sustitución de los horcones por pilares octogonales de mampostería y de las rejas de madera torneada o labrada por las de hierro. Como ejemplo, puede mencionarse la casa de los Saguier, demolida en 1963 en la esquina de General Díaz y 15 de Agosto.
En otros edificios, sin alterar esencialmente la traza colonial, se suprimían las galerías cubiertas exteriores y hasta alero u saledizo, para implantar el llamado frente de azotea
Características manifestaciones de esta modalidad constituyen el espacioso edificio situado en la intersección de Palma y 15 de Agosto, y otro, algo transformado hoy, en Estrella 14 de Mayo, asiento por muchos años de la antigua Escribanía de Varela. Subsisten varias construcciones de este tipo en las calles de Presidente Franco, Benjamín Constant y El Paraguayo Independiente, que han sufrido mayores o menores modificaciones en nuestro siglo.
Las hay, sin embargo, con innovaciones más acentuadas que presentan pilastras dóricas implantadas en la fachada u adornos propios del neoclásico.
Edilicios de mayor aliento son viviendas de varios miembros de la familia López: el palacio por mucho tiempo ocupado por el Ateneo Paraguayo, residencia del General Barrios, y los actuales Banco de Asunción y Asunción Palace Hotel, que pertenecieron respectivamente a Benigno y Venancio López. Denuncia influencias de la arquitectura rioplatense de la primera mitad del siglo otra vivienda de Venancio López, ubicada en la esquina de Presidente Franco y Nuestra Señora de la Asunción.
En general, la arquitectura privada de innovación se mantiene dentro de las líneas clásicas, con molduras, cornisas y parapetos, antes no muy difundidos en la ciudad, acusando influencias italianas de los siglos XVI y XVII, recibidas a través de Buenos Aires y Montevideo.

Bibliografía
Efraín Cardozo, “Paraguay Independiente”
Justo Pastor Benítez, “Carlos Antonio López”

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Historia y Cultura del Paraguay. Design by Pocket