martes, 23 de junio de 2009

EL CABILDO COMUNERO DE ASUNCION.

En todo el acaecer comunero, el Cabildo de Asunción ha jugado un rol estelar. Dio su respaldo decidido a Fray Bernardino de Cárdenas en 1648 y sus integrantes afrontaron las consecuencias de esta actitud. Le tocó oponerse a Corvalán en 1675 y a Mendiola veinte años más tarde, y en acuerdo capitula se resolvió, en enero de 1705, la deposición de Escobar y Gutiérrez.

Su más firme apoyo lo encontró Antequera en el Cabildo de Asunción, el cual también prestó oídos a la prédica de Mompó. Aunque en este caso bajo la evidente presión del pueblo en armas, correspondió a la corporación municipal vetar las pretensiones de Soroeta sobre el gobierno. Por último, a través de la acción de sus sucesivos Alcaldes Ordinarios de 1er. Voto tuvo a su cargo la responsabilidad directa del gobierno desde 1730 hasta 1733.

Dos circunstancias se han sumado en este largo período para fortalecerla autoridad que usará en pro de las aspiraciones colectivas: el ejercicio del gobierno de la provincia por la corporación en pleno, lo que acontece en 1626, 1632,1649 y 1675; y el carácter vitalicio de las funciones de Regidor, desde 1656, que da al Cabildo cohesión y confianza en sus propias fuerzas.

En todos estos actos capitales que hemos reseñado, fue el Cabildo el protagonista, primero de la historia. De toda justicia resulta, pues, exaltar su trascendencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada