sábado, 13 de junio de 2009

LAS CRONICAS DE LA COMPAÑIA DE JESUS.

Anualmente y en cumplimiento de la -regla de su orden, los provinciales jesuitas daban detallada cuenta a su general de cuanto había acontecido en el territorio a su cargo. Estos informes, denominados ‘Cartas Anuas’, constituyen valiosa fuente histórica y sirvieron de base a los relatos de los cronistas de la Compañía. En’ 1927 y 1929 en dos voluminosos tomos, fueron publicados en, Buenos Aires las Cartas Anuas del Paraguay, de 1609 a 1637. Es lamentable que la edición no siguiera adelante y quedaran inéditos los informes correspondientes a ciento treinta años más.
La serie de los grandes cronistas jesuítico se inicia con el antes mencionado P. Antonio Ruiz de Montoya, autor de la “Conquista espiritual hecha por los religioso de la Compañía de Jesús en las provincias del Paraguay. Paraná. Uruguay y Tape (Madrid, 1639)
El P. Nicolás del Techo (161 – 1678), francés vivió veintisiete años en las reducciones y en ellas murió luego de haber sido superior de las mismas. Es autor de una “Historia de la Provincia del Paraguay”, publicada en latín, en Lieja, en 1673, y reeditada por Blas Garay, en 1897, en traducción del erudito español Manuel Serrano y Sanz.
El P. Pedro Lozano (1697 – 1752), madrileño, vivió en el Río de la Plata desde 1717 y fue incansable en su prédica contra los comuneros del Paraguay. Es autor de una “Descripción coreográfica del Gran Chaco Gualamba” (1733), de una “Historia de la Compañía de Jesús en la Provincia del Paraguay”. (1754), de una extensa “Historia de la conquista del Paraguay, Río de la Plata Tucumán” publicada por Andrés Lamas en 1.873, y de una apasionada “Historia de las Revoluciones de la Provincia del Paraguay’. sustraída del Archivo Nacional por un soldado enemigo, después del a batalla de Piribebuy (1869), redescubierta en una librería de Leipzig en 1890 y publicada en dos volúmenes en 19.05, Lozano, ardiente y parcial, ha servido sin embargo de fuente principalísima a quienes hasta ahora, en el Paraguay y fuera de él, han escrito sobre la Revolución Comunera.
El P José Guevara (1719 – 1806), exilado en 1767, dejó una “Historia del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán”, editada treinta años después de su muerte.
El José Sánchez Labrador (1717-1798), fundador del pueblo de Belén, es autor de “El Paraguay Católico (1770) y otros libros.
Entre los que escribieron sin haber estado en el Paraguay, merece recordación el P Pedro Francisco Javier de Charlevoix (1882 - 1781), francés, autor de una “Historia del Paraguay” (París 1758), de bastante extensión, que completó, con un tomo de idéntico título y relativo al periodo 1750 - 67 él P. Domingo Muriel, ultimo provincial del Paraguay, que lo era en el momento de la expulsión.
Estos sacerdotes fueron autores de otros escritos de interés histórico, memoriales. Alegatos y diversos informes, y también produjeron trabajos de importancia para el cocimiento de esa época los P. P. Cardiel, Peramás, Dobrizhoffer y varios otros.
Los cronistas de la Compañía de Jesús se basaban en las obras de sus antecesores y en las Cartas Anuas. Su información, auque siempre muy favorable a la orden, constituye fuente valiosa y útil, imprescindible, para el investigador dotado de espíritu critico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada