martes, 30 de junio de 2009

ULTIMOS DIAS COLONIALES EN EL PARAGUAY - La educación.

La población rural crece durante el siglo XVIII, agrupada en “capillas” o pequeños núcleos urbanos, ya mencionadas. Por iniciativa de los vecinos de cada una de estas comunidades, se van nombrando maestros de primeras letras, con intervención del Cabildo de la ciudad y del Obispo Diocesano. La enseñanza se mantiene, empero, en un nivel muy elemental lectura, escritura, las operaciones fundamentales y rudimentos de doctrina cristiana y reservada casi exclusivamente para los varones de familias españolas y criollas.
Con todas sus limitaciones, la difusión del sistema educacional paraguayo es superior al del Río de la Plata y puede Azara afirmar que hay maestros de niños en todos los partidos.
Hacía falta sin embargo, enseñanza de un nivel algo superior a este aprendizaje elemental. Sólo los conventos la proporcionaban y, en este orden el problema se había agudizado con la clausura definitiva, del Colegio de la. Compañía de Jesús, producida en 1767.
Años antes, en 1750, el Gobernador y los Cabildos Secular y Eclesiástico habían pedido al Rey la creación de un Convictorio que se sostendría con los fondos destinados al Hospital. Furlong, aludiendo a esta misma iniciativa, menciona un proyecto de fundar una Universidad en Asunción, que estaría a cargo de los jesuitas y para la cual numerosos vecinos habían ofrecido sus donativos.
En época algo posterior, se hallaba en gestión un expediente encaminado a obtener la apertura de un Colegio de “Propaganda Fide”, que regentarían los franciscanos, para la atención del culto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada